Publicado: 14 de Febrero de 2019 a las 10:05

El concepto de PhysioEliteSport basa su trabajo en diferentes fases para la completa y total recuperación de sus pacientes. Los conceptos clásicos de fisioterapia acaban el tratamiento del paciente en la camilla, pero desde nuestro punto de vista creemos que todavía hay un proceso de adaptación de nuestros pacientes antes de enfrentarse a nuevos retos diarios.

PhysioEliteSport basa prácticamente todo su tratamiento realizado en camilla en el trabajo con técnicas manuales.

Junto a este trabajo manual, PhysioEliteSport avala el trabajo de rehabilitación funcional, que implica ir adaptando y gestionando la rehabilitación mediante el ejercicio controlado por parte de nuestros especialistas. Ejercicios que se asemejan a la realización de los gestos deportivos o diarios, que posteriormente realizará el paciente en su día a día.

De la mano de la rehabilitación funcional, creemos que el trabajo de la fuerza es esencial en todas y cada una de las rehabilitaciones, ya que la fuerza es la base de todo movimiento. 

La física nos enseña que dicha fuerza es un componente que se encuentra en todas las reglas físicas que usamos, para mejorar en nuestro deporte Velocidad, Resistencia, Potencia…

PhysioEliteSport también hace gran hincapié en el trabajo de Core y trabajo abdominal. Creemos que el cuerpo necesita una base firme sobre la que luego se ejercitará para realizar sus movimientos. Por lo tanto, un Core fuerte con una base fuerte, generará movimientos más efectivos. En éstos trabajos de potenciación de Core y la fuerza de PhysioEliteSport, hacemos uso de las últimas tecnologías en trabajo de fuerza como es la tecnología isoinercial, ayuda de ejercicios dinámicos y funcionales recogidos del crossfit.

La última fase de rehabilitación se conecta y empieza la fase de readaptación al movimiento o ejercicio. Comenzando con el entrenamiento funcional enfocado en la prevención de posibles lesiones y trabajando posibles desequilibrios que hayan podido causar la lesión.

Nuestra idea es que el lesionado salga de nuestras instalaciones al 100% de sus capacidades motrices. Si antes de la lesión el deportista estaba nivel de competición, así es como debería salir tras pasar por nuestras manos.