Publicado: 13 de Agosto de 2019 a las 11:02


Esta semana os traemos un tema del que ya ha sido mencionado en diferentes artículos anteriores,  pero que quizás necesita una explicación específica. Hablamos sobre la propiocepción.


La propiocepción es la consciencia que tenemos nosotros mismos de la posición de cada una de nuestras articulaciones en el espacio.

Nuestro cuerpo, articulaciones, piel, músculos y tendones, están llenos de terminaciones y de receptores de diferentes tipos; calor, presión y también de posición. El cerebro se está nutriendo constantemente de esta información. De esta manera podemos realizar con precisión cualquiera de los movimientos necesarios.


El papel de la propiocepción es clave en la fisioterapia. La falta de consciencia corporal de la articulación puede desempeñar una lesión. Ante un movimiento brusco de una articulación, si el cerebro no estaba informado debidamente de la posición de ésta, no tendrá tiempo para reaccionar y proteger debidamente esa articulación, dando lugar a la lesión.

Tras una lesión los receptores de los cuales antes hablábamos, quedan desorganizados, por ello perderemos la estabilidad propia y necesaria. Por lo tanto es vital el trabajo sobre la propiocepción de la articulación tras una lesión, y es fundamental también reeducar a los receptores para evitar recaídas.


Pero no solo es importante tras una lesión, sino que también es clave en la prevención de lesiones.  Como hemos citado anteriormente, la falta de conciencia articular puede hacer que nuestro cerebro no reaccione a tiempo. Por ello si de antemano entrenamos a nuestro cerebro, podremos evitar muchas lesiones. Nuestra intención será mejorar la respuesta automática del cerebro ante un imprevisto.

El trabajo que se desempeña para la mejora de la propiocepción es bastante simple. Mediante ejercicios de equilibrio y coordinación, a veces sobre superficies más o menos estables, añadiendo estímulos externos y así exigimos al cuerpo las reacciones automáticas necesarias. Podemos trabajar desde ejercicios muy simples, desde una sentadilla hasta una pierna, pasando por ejercicios muy complejos como: bosu + plataforma vibratoria + contra resistencia de banda elástica y ojos cerrados, por ejemplo.


Lo ideal es adaptarlas al deporte que vaya a realizar nuestro paciente, de esta manera, preparamos al cuerpo a las adversidades que se pueda encontrar en su lugar de “trabajo”.

Existen miles de ejercicios en la red, pero desde PhysioEliteSport creemos que siempre es bueno innovar y buscar la exigencia de cada paciente  en su momento y personalizar cada ejercicio y su patología.


Podéis encontrar ejercicios en el apartado de ejercicios y en la cuenta de instagram de @physioelitesport


PHYSIOELITESPORT

General Eguia 18

671 15 88 36

BILBAO